viernes, 11 de junio de 2010

Michael Lucas: un 'pornostar' muy homosexual y sionista

por SAL EMERGUI desde Tel Aviv

"Los israelíes son sexuales, sensuales y exóticos. Son una mezcla de orígenes y gentes procedentes de más de 90 países de todo el mundo. Me gustaría enseñar la diversidad de los hombres israelíes. Son fuertes, saben cuidarse y proteger a su país". Cuando Michael Lucas dice "enseñar la diversidad", se refiere quizás a "desnudarles". Esta estrella internacional del porno homosexual ha llegado a Israel por dos motivos. Como artista, para hacer películas gay en Tierra Santa. Como judío y sionista, para vivir en lo que llama "la nación de mi corazón".

Michael Lucas -una leyenda en su campo- abandona el glamour y fans de Nueva York para iniciar su aventura en Israel. "Soy judío y nací en Rusia con el nombre de Andrei Treivas. Hace más de una década emigré a Estados Unidos y ahora mi objetivo es vivir en Israel", comenta Lucas, de 37 años, actor y productor de su propia compañía, Lucas Entertainment.

Antes de pisar estas tierras, confesó en Internet: "El hecho de irme a Israel me está provocando enemigos en Estados Unidos. Recibo muchas amenazas de muerte e insultos. Pero es mi herencia, el hogar donde vivieron mis antepasados hace miles de años. Es el lugar donde los judíos podemos por fin defendernos de ataques de antisemitismo, racismo y xenofobia".

Asegura que el sueño sionista empezó a engendrarse en su cultivado cuerpo cuando fue víctima del antisemitismo en su Rusia natal. Desde hace unos días, se encuentra en Israel y su primera parada -nunca mejor dicho- ha sido la 'Pride Parade de Eilat', (al sur del país), un popular desfile homosexual donde se encontró con uno de sus ídolos: la cantante Dana International (de niño, Yaron Cohen), famosa por ganar Eurovisión en el 98.

Lucas participó en todos los eventos sociales públicos y no tan públicos en Eilat, siempre en compañía de un cámara que no perdió detalle de sus amigos y fiestas. En su blog llamado 'Men of Israel' describe todas sus experiencias y sueños, desplegando las imágenes de sus nuevos héroes israelíes. "Cuanta menos ropa tengan, mejor", es uno de los parámetros de su portal.


Se declara muy homosexual y muy sionista: "Uno de mis objetivos es enseñar al mundo que en Israel hay una bonita y gran comunidad gay, que es una sociedad abierta, liberal y democrática donde los homosexuales pueden disfrutar de todas las libertades del mundo occidental".

Pero Lucas sabe que es un país de contrastes en el que al margen de una activa comunidad gay, hay por ejemplo diputados ultraortodoxos que consideran la homosexualidad como "una enfermedad curable" y donde no es nada natural ver a dos hombres paseando por la calle cogidos de la mano. Es más habitual verlos discutiendo. Un país donde la religión tiene un papel fundamental.

Como era previsible, el destino de Lucas es la ciudad más liberal, Tel Aviv, que en los últimos tiempos se ha convertido en una atractiva escala del turismo internacional gay. Llega a pocos días de que centenares de homosexuales europeos participen junto a los israelíes en el desfile del Orgullo Gay que invadirá las calles de Tel Aviv. Lucas estará allí para firmar autógrafos y cazar nuevos talentos. Revela que busca "potencial y buena actitud. No todo es "un bonito cuerpo o poderosos atributos".

Para muchos, Lucas es solo un miembro más de la diáspora judía, comprometido con Israel. La revista 'Time Out Tel Aviv', sin embargo, le tiene reservado otra definición: “El polvo sionista”.

Su peregrinación -menos espiritual que la reciente del Papa Benedicto XVI- puede servir de inspiración para otros. Este verano, estará a la venta su película con las maniobras de los chicos israelíes. Y por primera vez en hebreo aunque en este tipo de obras, el idioma es lo de menos.

1 comentario:

  1. Espero que tengas muchos exitos en todo lo que emprendas

    ResponderEliminar